Mario Sanz
El último farero

Cuando los marinos que navegan por la Costa de Málaga ven brillar 4 destellos luminosos cada 20 segundos en la oscura noche del mar ya saben que están cerca de Carboneras. Es la señal luminosa del Faro de Mesa Roldán, uno de los últimos faros que aún tiene farero.

Mesa roldan.jpg

En España existen 187 faros. Hace ya tiempo que se automatizaron y para que funcionen no es necesaria la presencia del farero, una profesión que el Ministerio ha declarado en vías de extinción. Cuando se jubilen los 30 fareros que aún quedan en activo, la profesión desaparecerá para siempre.

Cada farero tiene a su cargo varios faros en los que desarrollan, sobre todo, labores de mantenimiento. Unos cincuenta faros ya están siendo utilizados para otros usos autorizados por el Ministerio, como centros de interpretación de la naturaleza o salas de exposiciones. El Ministerio de Fomento ha puesto en marcha el proyecto “Faros de España” (PDF) para impulsar el uso hotelero de los faros, lo que ya es habitual en otras partes del mundo.

Uno de los últimos fareros es Mario Sanz Cruz. Lleva un cuarto de siglo trabajando en el Faro de Mesa Roldán, Carboneras, el faro de los 4 destellos cada 20 segundos. Un día, casi en otra vida, cambió su bar de copas en Carabanchel, “Autógrafo”, por el horizonte limpio e infinito del mar.

Mario es feliz y se considera un privilegiado por su trabajo. Desde lo alto de su torre cada día contempla kilómetros de mar y tierra en el entorno privilegiado del Parque Nacional del Cabo de Gata-Níjar. El faro de Mesa Roldán es el faro habitado más alto de todo el Mediterráneo y de toda la península.

Mesa roldan 2.jpg

Aprovecha su tiempo libre para escribir. Ha publicado numerosos libros de narrativa, poesía y de historia y cuenta con varios premios de relato y poesía. Sus escritos suelen hablar de los faros, con títulos como “Faro de Mesa Roldán – Apuntes para una historia” “Faros de Almería – Mucho más que señales marítimas” o “Faros de la Costa de Granada”. Este año ha publicado la recopilación de relatos, “Faros sobre un mar de tinta”.

Mario ha convertido el faro de Mesa Roldán en un centro artístico y creativo donde organiza actividades culturales como presentaciones de libros o lectura de poemas, y en un Museo donde atesora equipos antiguos, diarios de servicio, maquetas, cuadros, fotografías, y todo tipo de objetos relacionados con los faros con el fin de mantener viva la figura del farero y que los faros y todo su significado, lo que han sido y lo que son, no se pierdan en el tiempo.


Procedencia de las imágenes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *