El puente de hierro de Tom Paine

“Those who expect to reap the blessings of freedom must, like men, undergo the fatigue of supporting it.”
 
“Aquellos que esperan la auténtica bendición de la libertad, como hombres, deben afrontar las fatigas de apoyarla”
 
Thomas Paine

 

Desde que escribí la entrada sobre Thomas Paine no cesan de llegarme referencias, a veces de lo más curioso, sobre él, así que me parece necesario escribir de nuevo sobre uno de los hombres más interesantes de su tiempo ( y de los que vinieron después).

Thomas Paine es conocido, sobre todo, por haber escrito “El sentido común” , “Los derechos del hombre” , “La edad de la razón”, “Justicia agraria” y por defender los derechos humanos, la igualdad, el pensamiento abierto, la libertad, la democracia, la abolición de la esclavitud, la justicia para todos, … Se conoce a Thomas Paine por ser el hombre que inspiró la revolución americana. Y porque no tenía pelos en la lengua.

Commonsense.jpg

Fue escritor, político, filósofo, revolucionario. Pero fue sobre todo una mente abierta, inquieta y creativa. Thomas Paine fue un innovador en el campo de las ideas. Y también lo fue en el de los inventos.

En la segunda mitad del siglo XVIII las cosas empezaron a ir muy deprisa para la Humanidad, se iniciaba el tiempo de la tecnología y el mundo se estaba transformando a golpes de vapor. Empezaba toda una era de renovación para la Humanidad.

Nunca antes los cambios habían sido tantos y tan profundos. Todos los ámbitos de la vida humana se vieron afectados radicalmente. Nada volvería a ser igual. Nunca antes se había vivido un momento tan creativo y nunca después se volvería a vivir. Nunca antes el hombre había explorado de una manera tan entusiasta y exhaustiva los límites de todo lo que tenía a su alcance, tanto los límites físicos como los límites del pensamiento y del ingenio. Había llegado el momento de traspasar las últimas fronteras, de conquistar los últimos reductos inexplorados tanto de la Tierra como de la mente humana.

Nunca como en ese momento el hombre fue explorador. Y Tom Paine también lo fue.

Thomas Paine exploró las nuevas posibilidades técnicas, experimentó con inventos tan curiosos como una vela que no echara humo y diseñó un motor de combustión que funcionaba con pólvora. El primer motor de este estilo es obra del astrónomo, físico y matemático Christiaan Huygen. Tom Paine rediseñó esta máquina ofreciendo un diseño alternativo.

Era la época de los primeros puentes de hierro, todo un símbolo de la nueva era y todo un desafío para la mente humana que por fuerza tuvo que fascinar a Paine.

Ironbridge002.JPGAsí que Tom Paine construyó un puente de hierro.

Lo intentó por primera vez en 1785. Ese año quiso construir un puente sobre el río Harlem en Nueva York y al año siguiente otro sobre el Sena en Paris. No pudo ser. Había demasiados problemas en contra, sobre todo la falta de apoyo.

Tom Paine no se rindió y lo siguió intentando. Creó y patentó un diseño de puente de un solo arco y se fijó como objetivo Londres y el Támesis. Pero tenía que demostrar que su diseño era eficaz para conseguir apoyos, lo que se materializó en la construcción del puente de Sunderland (1793-1796) sobre el río Wear. Tom Paine, aunque no era ingeniero, creó un diseño revolucionario de un solo arco de 70,80 metros de luz. Un diseño que hubiera sido imposible construir en piedra. Su amigo Thomas Jefferson, quien había seguido todo el proceso con interés, le felicitó:

“I congratulate you sincerely on the success of your bridge. I was sure of it before from theory: yet one likes to be assured from practice also.”
 
“Te felicito sinceramente por el éxito de tu puente. Estaba seguro de ello cuando era una teoría: pero a uno le gusta tener razón también en la práctica”.

Uno de los más célebres ingenieros de la época, Robert Stephenson, conocido sobre todo por ser el constructor del puente Britannia, también tuvo palabras de elogio para Tom Paine y su puente:

“Su audacia en la ingeniería está al mismo nivel que el fervor de su carrera política; pues él éxito que el resultado ha tenido […] nos lleva, más que a admirarlo, a maravillarnos de una estructura que, en lo relativo a sus proporciones y a la poca cantidad de material empleado […] probablemente no tendrá rival”.

A pesar de los elogios, Tom Paine no consiguió apoyos para construir su puente en Londres y el puente de Sunderland fue desmantelado para reaprovechar los materiales.

No sólo le atrajo el hierro, Tom Paine mostró interés por los campos más variopintos. Dice Marilyn Ferguson en su libro “Aquarius now” (2005) que llegó a escribir un tratado para Napoleón en el que le recomendaba sembrar patatas en Francia.

Lo cierto es que en la época de Paine la patata no gozaba de buena fama ni se utilizaba como ahora. Los españoles habían introducido la planta en Europa dos siglos antes pero no se había incorporado a la alimentación porque se pensaba que era venenosa. Se la consideraba una planta ornamental y era cultivada en tiestos por poderosos y clérigos.

En el caso de Napoléon, aunque no sabemos si fue por influencia de Paine o simple logística suya, sí que sabemos que alimentó a sus tropas a base de patatas durante sus campañas militares.

Sabemos también que en 1801, antes de regresar a Estados Unidos, Bonaparte invitó a Tom Paine a comer para preguntarle su opinión sobre una hipotética invasión de Inglaterra. Como no podía ser de otra manera tratándose de Paine, éste recomendó a Napoleón hacer la paz y no la guerra.

En los últimos años de su vida, Tom Paine compartió el destino de muchas otras mentes brillantes a lo largo de la historia. Como ya hemos contado, había caído en desgracia traicionado por aquellos que en otro tiempo fueron amigos suyos. Los religiosos le odiaron por “La edad de la razón”, otros por su asociación con la Revolución Francesa, los británicos por sus ataques a la Monarquía, muchos americanos por sus ideas contra la esclavitud y los que le habían alabado por ayudar a construir la democracia fueron los mismos que le denigraron después por querer afianzarla

Ni siquiera fue bien recibido en el cementerio. Tras su muerte, a la edad de 72 años, los cuáqueros no permitieron que su cuerpo reposara en el cementerio y fue enterrado en su finca de New Rochelle.

Los amigos fueron casi peores que los enemigos. Como hemos visto, William Cobbett desenterró y robó el cuerpo de Paine, que acabó troceado y dispersado.

Pero su legado sigue vivo.

La Thomas Paine Society, fue fundada en 1993 para “educar al público en la vida, obra e ideales de Thomas Paine […] y continuar con su legado para inspirar a los ciudadanos a llevar a cabo acciones para el cambio difundiendo información sobre la libertad, igualdad, justicia, religión e ideas democráticas”. Tiene su sede en el Castillo Green en Pasadena, California.

En la cultura popular existen numerosas referencias a Tom Paine. El cantante folk británico Graham Moore, le dedicó la canción “Los huesos de Tom Paine” y otro cantante folk británico, Steve Tilston, le dedicó otra: “Here’s to Tom Paine” (“Ésta es por Tom Paine”). Aparece, incluso, como personaje en la canción “As I went out one morning” de Bob Dylan.

Para terminar con Tom Paine (de momento), os dejo el vídeo de la canción de Steve Tilston.


Bibliografía:

  • Ferguson, Marilyn. Aquarius Now. York Beach, ME: Weiser Books, 2005.
    [Versión en castellano: El mundo de Acuario hoy. Barcelona: Kairós, 2006].
    https://books.google.es/books?id=RqFBd5uMMkQC
  • Giedion, Sigfried. Space, Time and Architecture: The Growth of a New Tradition. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1941.
    [Versión en castellano: Espacio, tiempo y arquitectura. Origen y desarrollo de una nueva tradición. Barcelona: Reverté, 2009].
    https://books.google.es/books?id=xioaDnoK6cEC&pg=PA191

Procedencia de las imágenes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *