El primer juego de ordenador del mundo

Hace 100 años el ingeniero español Leonardo Torres Quevedo construyó el que muchos consideran primer juego de ordenador de la historia: el Ajedrecista, un autómata capaz de jugar un final de rey y torre contra un adversario humano.

El Ajedrecista nació en 1912 y dos años más tarde se presentó en sociedad en la Feria de Paris donde se convirtió en la sensación del momento. El 6 de noviembre de 1915 la revista “Scientific American” publicó un artículo sobre el autómata bajo el título «Torres and His Remarkable Automatic Device» («Torres y Su Extraordinario Dispositivo Automático»).

En una primera versión la máquina movía las piezas mediante unos brazos mecánicos que después se sustituyeron por imanes. No se podía engañar al Ajedrecista, era capaz de detectar movimientos no permitidos y siempre ganaba ya que siempre empezaba en un movimiento desde el cual no podía perder nunca.

El Ajedrecista no fue la única muestra del ingenio y creatividad de este singular ingeniero. Leonardo Torres Quevedo fue la segunda persona en la historia en demostrar el  control remoto inalámbrico ( el primero fue Nikola Tesla en 1893).

Realizó dos demostraciones de su invento en el Puerto de Bilbao maniobrando un bote a distancia  desde la terraza del Club Marítimo del Abra. En la segunda  ocasión contó con un espectador de lo más ilustre:  el mismísimo Rey Alfonso XIII. El Telekino era capaz de ejecutar las órdenes que recibía  mediante transmisión por ondas hertzianas

Fue tal la importancia del Telekino que, en el año 2006 el Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE) consideró que se trataba de un “Milestone”, es decir, un hito para la historia mundial de la ingeniería.

En 1902 Leonardo Torres Quevedo presentó otro de sus inventos, un nuevo tipo de dirigible que fue muy utilizado por los aliados durante la I Guerra Mundial y diseñó el famoso dirigible “Hispania” con el que pretendía realizar desde España la primera travesía del Atlántico. Por desgracia, el viaje no se llevó a cabo por problemas de financiación.

Leonardo Torres Quevedo cuenta además en su haber ser el constructor del funicular sobre el río Niágara que actualmente sigue en funcionamiento y se ha convertido en un gran atractivo turístico. Es responsable también de otros muchos inventos, entre los que destacan diversas Máquinas de Calcular.

Leonardo Torres Quevedo tenía su laboratorio en la madrileña calle del Marqués de Riscal en el Frontón Beti-Jai, un edificio con mucha historia pero que se encuentra actualmente en ruinas y abandonado. Y la pieza original de “El Ajedrecista” se conserva en la Escuela Técnica Superior de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid.

Información adicional:

Procedencia de la imagen:
By Mcapdevila (Own work) [CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0
(http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL
(http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons

El Efecto Tesla

Siempre he querido saber cómo funciona el mundo y la naturaleza y las estrellas y los océanos y los aviones y los cohetes que van a la Luna (y por qué no hemos vuelto) y los barcos y la electricidad y los átomos y los protones (y el bosón de Higgs) y la fotosíntesis y los terremotos y el motor de curvatura y los condensadores de fluzo

Decía Arthur C. Clarke que toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de magia y la verdad es que a mi sigue pareciéndome mágico el funcionamiento de cosas ya tan cotidianas como un ordenador o Internet.

Me gustan todas las ciencias, las de toda la vida como la química y la física, las más modernas y vistosas, como la física cuántica, y también las raras, como la neurociencia cognitiva (que también me interesa lo que nos pasa por dentro). En fin, que incapaz de especializarme elegí el periodismo quizá por eso de que «un especialista es alguien que sabe mucho de pocas cosas y un periodista es alguien que sabe muy poco de muchas cosas» . Por eso, porque sé muy poco de muchas cosas que me interesan, he decidido empezar este blog, para aprender, para conocer… y para ¿quién sabe? Para quizá acabar entendiendo cómo funcionan las cosas.

Hoy hace exactamente seis meses, el 10 de enero, nacía en la radio un espacio dedicado a la Ciencia. Son unos pocos minutos, para explicar de forma sencilla temas apasionantes de la ciencia. Por supuesto con la ayuda de expertos en la materia, que son los que realmente saben. Seis meses después, hoy, 10 de julio, día del cumpleaños del gran Nikola Tesla, nace este blog, «El Efecto Tesla».

El espacio es modesto pero el nombre quizá sí que es ambicioso: «El Efecto Tesla», un nombre que tiene la doble intención de rendir homenaje a uno de los mayores genios que ha dado a luz la Humanidad y, a la vez, intentar difundir el conocimiento de manera semejante a como Tesla quería distribuir la electricidad, de forma inalámbrica, universal y gratuita y de paso, y sobre todo, aprender.

Hay alguien que sabe mucho de Nikola Tesla y que además lo cuenta muy bien, Miguel A. Delgado (@rosenrod en Twitter), autor del prólogo de «Yo y la energía» de Nikola Tesla (Editorial Turner), un libro fundamental para conocer y entender mejor a esa mente excepcional y visionaria. Para estrenar este blog os dejo con la intervención de Miguel en TEDxGranVia sobre Nikola Tesla, dieciocho minutos para conocer más y mejor a aquel que dijo, y no se equivocaba, «el presente es suyo pero el futuro me pertenece».